Preparando la próxima generación de empresarios olanchanos

La capacitación de empresarios y emprendedores es el punto de partida para dueños de negocios mejor preparados en uno de los departamentos más golpeados por la sequía.

Foto: Centro de Desarrollo Empresarial Región Valles de Olancho

La realización del hermanamiento entre el Centro de Desarrollo Empresarial Región Valles de Olancho y la Universidad de Lamar, en Beaumont, Texas, busca reducir los retos que enfrentan los pequeños y medianos empresarios de esa área de Honduras mediante la legalización de negocios, el fortalecimiento empresarial y la identificación de posibles fuentes de financiación.

Olancho es un poco más grande que El Salvador: mide 23,905 km2 frente a los 21,041 km2 del país vecino, se caracteriza por las actividades agrícolas y es uno de los departamentos que más sufren durante la época seca cada año.

Solo en septiembre pasado, las pérdidas en el cultivo del maíz rondaron el 70% en todo el departamento, de acuerdo con la Dirección de Ciencia y Tecnología Agropecuaria de la Secretaría de Agricultura y Ganadería.

Por ello, al fortalecer las capacidades de las MIPYMES olanchanas por medio del Centro y la Cámara de Comercio e Industrias de Olancho se busca crear una contribución a la mejora de la calidad de vida de esas comunidades.

Durante la ejecución del hermanamiento, se benefició con capacitación personal a 53 dueños de negocios y a 23 estudiantes. Asimismo, se legalizó a 50 empresas y se creó 18 nuevas empresas de estudiantes, de las 15 que estaban previstas.

“También fue posible preparar un documento del programa de mentoría, un documento del programa de microfinanzas y una guía para la legalización de las pequeñas empresas”, según el informe final que emitió el Centro.

Por otro lado, hubo un incremento del 7% en la atención de empresarios por parte del equipo técnico y la generación de empleos en un 5%, como resultado de la aplicación de la metodología SBDC.

Formando a una nueva generación de empresarios

Con la adquisición de capacidades en la metodología SBDC, el Centro promueve la formalización de los negocios con las regulaciones de Honduras, además busca establecer un esquema de financiamiento y fomentar la cultura emprendedora para impactar en la economía MIPYME mediante el incremento de ventas y la creación de empleos.

“La vinculación con la Cámara de Comercio e Industria ha permitido trabajar en la articulación con los socios del centro para visualizar el trabajo a mediano y largo plazo con una atención dedicada a las MIPYMES de las municipalidades que están siendo intervenidas”, aseveró Juan Carlos Paz, director del Centro.

La metodología implementada se llevó a cabo con la participación de la Fundación de la Universidad Nacional de Agricultura y otras organizaciones vinculadas para ejecutar un programa de mentoría, uno de microfinanzas y brindar capacitación al personal que trabaja en el Centro así como a sus clientes.

“Los estudiantes tienen mucha energía e ideas maravillosas. Necesitamos convertir esas capacidades en progreso. Cuanto más conocimiento obtengan los estudiantes sobre emprendimiento, más posibilidades tenemos de hacer que sus ideas se conviertan en negocios”, fue una de las conclusiones del Centro al término del hermanamiento.

De acuerdo con el director de la entidad, si bien había resultados antes del hermanamiento, estos carecían de visibilidad en los actores locales. Hoy, por el contrario, la participación es más activa y consolidada.

CIFRAS

53 dueños de MIPYMES recibieron capacitación personal, así como 23 estudiantes

50 empresas fueron legalizadas y se creó 18 nuevas empresas de estudiantes

“Unas 120 MIPYMES han estado interactuando a raíz de la intervención, aunque puede que sean más, por el contexto del proyecto. Se han brindado capacitaciones y ruedas de negocios para una cantidad de personas similar”, Juan Carlos Paz, director del Centro

Además