Luxemburgo, socio estratégico para las mujeres empresarias de Centroamérica y Dominicana

El Programa Empresarialidad Femenina ha desarrollado en los últimos dos años una serie de proyectos diseñados para impulsar los negocios y emprendimientos liderados por mujeres en Centroamérica y República Dominicana, con el objetivo de promover la participación plena de éstas en la vida económica, así como facilitar el acceso a servicios financieros, la generación y apoyo de políticas orientadas al crecimiento de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Empresarialidad Femenina es uno de los programas que el Gran Ducado de Luxemburgo respalda en Centroamérica y República Dominicana, en coordinación con  el Centro Regional de Promoción de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (CENPROMYPE), instancia del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), especializa en la MIPYME. El programa ha tomando como punto de partida los compromisos internacionales y regionales en pro de los derechos humanos, la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

Desde 2018, el Gran Ducado de Luxemburgo ha financiado los diversos proyectos de Empresarialidad Femenina, por un monto de 1.5 millones de dólares. Joe Geisbusch, encargado de negocios a.i. de la embajada del Gran Ducado de Luxemburgo, en Nicaragua, informó que en la primera fase de nuestro proyecto con CENPROMYPE se han capacitado a  600 mujeres emprendedoras, 215 fueron beneficiarias con algún tipo de financiamiento, 50 mentoras fueron formadas y articuladas, y 96 asesoras de los Centros de Atención a la MIPYME fueron formadas para atención especializada a mujeres en la región SICA.

“El objetivo principal es lograr la autonomía económica de las emprendedoras y cumplir con los derechos socio-económicos de las mujeres. De hecho, la igualdad de género es una prioridad de la política exterior y de cooperación del Gobierno de Luxemburgo”, reiteró Geisbusch.

Se busca remover los obstáculos a las emprendedoras e impulsar sus proyectos con financiamiento y capacitaciones

Durante el desarrollo del eje de la Empresarialidad Femenina, CENPROMYPE  ha instalado capacidad técnica en 41 centros de atención a la MIPYME en toda la región; la preparado y graduado a 600 emprendedoras en modelos de negocios; ha otorgado fondos a 215 emprendedoras para invertir en sus negocios; instaló el servicio especial de desarrollo empresarial en 26 centros de atención de la región; y capacitó a funcionarios de los centros de atención MIPYME para desarrollar proyectos de acciones afirmativas.

Con Empresarialidad Femenina CENPROMYPE ha graduado 600 mujeres emprendedoras en diferentes modelos de negocios.

Empresarialidad Femenina responde a la Agenda Regional MIPYME que constituye la ruta crítica para la implementación de las políticas públicas del sector, estructurada por seis ejes (mejora del entorno financiero, emprendimiento, desarrollo empresarial, articulación productiva y acceso a mercados, innovación y desarrollo tecnológico y empresarialidad femenina), para promover la autonomía económica de las mujeres desde el desarrollo de sus emprendimientos.

El programa responde y da cumplimiento al Eje1, llamado Autonomía Económica, de la PRIEG/SICA, cuyo objetivo es propiciar la remoción de los obstáculos institucionales, materiales y culturales que impiden a las mujeres el pleno goce de sus derechos económicos en condiciones de igualdad y a su vez establece las medidas a implementar para el logro de la autonomía económica de las mujeres.

Con el apoyo del Gran Ducado de Luxemburgo, las medidas implementadas dentro del Eje 1, se encuentran el fortalecimiento de políticas, que incluye acciones como la adaptación y creación de servicios de desarrollo empresarial, fondos de capital semilla y fondos de garantía apropiados a las especificidades de mujeres jefas de hogar, empresarias de unidades económicas de nivel micro, en todos los sectores productivos con criterios e instrumentos que los hagan inclusivos para las mujeres.

La empresarialidad femenina es una de las apuestas más fuertes de los organismos del Sistema de Integración Centroamericana (SICA), para reactivar la economía de la región, donde el 95% de las empresas son micro, pequeña y medianas, en su mayoría dirigidas por mujeres.

Además