Inversión ángel, una opción de financiamiento inteligente

Por Gabriela Sandoval ARN/UDB

La inversión ángel es la práctica de personas con experiencia empresarial y elevado patrimonio que invierten su tiempo y dinero en startups que se encuentran en etapas tempranas de su ciclo de vida para obtener beneficios económicos de su crecimiento a largo plazo.

Dicho de otra forma, el inversor ángel es una persona que dispone de sus fondos de forma voluntaria, que ha construido una carrera de éxito y ha acumulado recursos suficientes para destinar parte del capital (generalmente entre el 5 y 10% del patrimonio) en emprendimientos dinámicos, tanto de forma directa como a través de redes de inversionistas.

Emprendimiento e inversión

En la actualidad, los emprendedores que se encuentran en las primeras etapas de desarrollo experimentan la dificultad de obtener financiamiento para sus proyectos, en especial cuando lo hacen por cuenta propia.

Por esta razón, para las instituciones que apoyan a las MIPYMES, se vuelve un reto redoblar los esfuerzos para que la población conozca más el trabajo que realizan y recortar la brecha existente entre los países con emprendimientos dinámicos y de gran atractivo para los inversionistas  con los que se están en desarrollo, como en El Salvador.

Un estudio del Centro Regional de Promoción de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (CENPROMYPE) refleja que la inversión ángel es un fenómeno que ha crecido significativamente a partir del surgimiento de las startups.

Sin embargo, la información sobre este tipo de inversión no es abundante en el país y es una limitación para los emprendedores que inician un negocio sin apoyo de instituciones que les asesoren para que no desistan al quedarse sin capital.

“Tenemos que romper una barrera preestablecida. Pensamos que la micro y pequeña empresa es únicamente para la subsistencia del autoempleo, pero existen emprendedores con perfiles maravillosos que debemos acercarlos a fuentes de conocimientos apropiadas para que sean atractivos, no solo para la inversión local, sino a nivel global”, expresó José Luis Fernández, jefe de operaciones en Inversiones y Capitales Rotativos Ícaro.

Según Fernández, es importante entender cuál es la lógica que está detrás del inversionista ángel, pues lo que está buscando es que con el 5 o 10% de su cartera de inversión disponible se fomente el crecimiento de un emprendimiento novedoso y que sea compatible con sus propósitos, además de esperar que su aporte signifique una diferencia que genere impacto social y económico en el país.

De esta manera, el impulso que brinda este tipo de financiadores también es un apoyo a la visión estratégica de la empresa en crecimiento y  juega un papel de mentor en el proyecto, como resultado de los años de experiencia al compartir sus conocimientos para alcanzar el éxito.

Inversor ángel online

Con los avances tecnológicos, se han digitalizado muchos procesos en diversas áreas, entre ellos la manera de contactarse con inversores ángeles, quienes están en una constante búsqueda de nuevos emprendimientos con alto potencial de desarrollo, por ejemplo la “Angel Investment Network”, o Red de Inversión Ángel.

Esta red requiere de crear un registro, ingresar la propuesta de negocio, publicarla, contactar a inversores y, si tiene pontenciam, el interesado recibirá un correo con la solicitud de contacto para iniciar el proceso de captación de fondos.

Además