Hablando el idioma SBDC

La naturaleza estándar de la metodología SBDC facilita que las peculiaridades de cada Centro de Atención a la MIPYME no sean un obstáculo en el programa de hermanamientos, tal como ocurrió entre Guatemala, Honduras y República Dominicana.

Por ejemplo, el Centro PROMIPYME del Altiplano de la Cámara de Comercio de Guatemala (CCG) tuvo una vinculación con el de la Universidad ISA, en República Dominicana, y de acuerdo con el Donald Rodas, encontraron muchas similitudes en la estructura organizacional, lo cual permitió una mayor integración en las acciones ejecutadas para la internacionalización de productos de las MIPYMES.

“Es una ventaja al trabajar en estos hermanamientos con instituciones que manejan centros de atención empresarial porque estamos en la misma mecánica para entender mejor el proyecto, lo que facilitó el resto de acciones”, indicó Rodas.

La CCG también realizó un hermanamiento con el CDE MIPYME Valles de Comayagua, Honduras, trabajado desde el centro ubicado en la ciudad de Quetzaltenango para el intercambio de experiencias y el fortalecimiento de la cadena de producción entre empresas productoras de cacao.

Los centros de atención de Honduras tienen la particularidad de ser autogestionados tanto en la visión organizacional como en la administración presupuestaria, lo que ha sido un tema de aprendizaje con las organizaciones de la región para emular su naturaleza.

Aún así, “todas las instituciones hablamos el idioma SBDC: entendemos qué es una capacitación o asistencia técnica”, indicó Rodas.

Según Julissa Felipe, asesora de Comercio Exterior en la CCG, reforzó que, aunque se manejan los mismos lineamientos, cada centro tiene su propia forma interna de manejarlo.

Resultados de hablar el mismo idioma

Como resultado del hermanamiento con entre la CCG y la Universidad ISA, nació una relación de negocios para la internacionalización de productos exportados entre la empresa guatemalteca de esencias naturales Extract y la dominicana de productos de limpieza Requisa.

“Encontraron que podían interactuar entre ellos y firmaron un contrato de intercambio de productos y se convirtieron en distribuidores. Fue un resultado insólito ya que una misión comercial puede tardar hasta dos años para concretar una oportunidad comercial. En este caso fue durante el viaje”, indicó Rodas.

Ambos centros de atención se encuentran en el proceso de firmar un convenio de cooperación a mediano plazo que surgió como resultado del hermanamiento.

La facilidad de comunicación entre el Centro PROMIPYME de la CCG fue el resultado de la vinculación con el Centro de Bienvenida para Nuevos Pensilvanos (WCNP) que permitió el desarrollo de un modelo  de aceleración empresarial innovador para implementar estrategias comerciales y generar oportunidades comerciales, además de empleos.

Eso permitió que ocho empresas guatemaltecas crearan su propia estrategia de innovación y se convirtieran en mentoras de 21 micro y pequeños empresarios, además de transferir la metodología de aceleración de ocho miembros del Centro.

Los talleres, los servicios de Softlanding, el viaje de aceleración y el proceso de tutoría fueron beneficiosas para las empresas que están aplicando sus estrategias y su nuevo modelo de negocios en sus compañías.

“Los hermanamientos nos dieron la pauta de la comunicación estrecha y somos tan parecidos en la economía”, Julissa Felipe, asesora de Comercio Exterior en la CCG

Más de un siglo. Durante casi 125 años, la Cámara de Comercio de Guatemala ha sido un motor importante en el desarrollo del sector empresarial guatemalteco

Además