El enorme de reto de ser una MIPYME en El Salvador

Los frentes de batalla que deben librar las MIPYMES abarcan retos como la capacidades educativas, la formalidad y la accesibilidad crediticia, según el BCR

Ser una MIPYME en El Salvador se asemeja a un laberinto y sus callejones sin salida para llegar a la meta, ya sea que se le observe desde una perspectiva de capacidades o financiera, tal como concluyó una encuesta del Banco Central de Reserva (BCR).

Los principales retos que se concluyen en la Encuesta Nacional de Acceso al Financiamiento de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MIPYMES) se enmarcan en la falta de capacidades educativas y las condiciones para ser candidatos a créditos financieros.

“Perfil de propietario o encargado del negocio nos muestra reto en términos de capacidades por nivel educativo”, sobresale en primera instancia y alude a las limitantes asociadas con innovación, competitividad y conciencia de la formalidad del negocio.

De igual manera, la formalidad repercute en la accesibilidad crediticia tradicional, lo cual también representa un reto en materia de requisitos de documentos por parte de los regulares y de la capacidad y moral de pago por parte de los acreedores.

Asimismo, la muestra reveló que el sistema bancario predomina como el principal otorgante de crédito (67%), es más, a lo largo de la historia del negocio, el 59% solicitó un crédito a una institución financiera, aunque existen otros intermediarios, como las cooperativas, los bancos estatales y los prestamistas.

“Los obstáculos que los demandantes de crédito observan para una solicitud, como para un crédito ya otorgado son muy similares: alta tasa de interés, trámites complicados y garantías exigidas”, concluyó el análisis.

De forma puntual, 27% resaltó que las tasas de intereses son muy altas, el 17% que las instituciones financieras piden muchas garantías, el 14%, que los procesos son muy complicados. De ahí que el el 99% financió el negocio mediante prestamistas, por considerar que los trámites son más ágiles y rápidos, no piden muchos documentos o el requerimiento de garantías es diferente al solicitado por los bancos.

Aún así, el 54.9% obtuvo un crédito de un banco privado, institución financiera pública o de sistema FEDECRÉDITO, en un rango que fue desde los US2,000 hasta más de US$100,000.

La encuesta realizada a propietarios, jefes, gerentes financieros, contadores, gerentes generales encargados o administradores de empresas de todo el país servirá para determinar las condiciones de acceso a financiamiento que tienen las MIPYMES, en qué lo destinan y cuáles son los obstáculos que enfrentan.

¿Qué características tienen las MIPYMES?

Las MIPYMES en el país pertenecen mayormente a las personas del sexo masculino (60-70%), en contraste, las microempresas y el sector comercial están bajo la conducción de mujeres.

En promedio, las personas propietarias de MIPYMES rondan los 51 años, y el 41% de la muestra analizada concluyó los estudios universitarios, seguido de bachillerato (24%), el resto cursó hasta el noveno grado o posee educación parcial o vocacional.

Sobre las características del negocio, el 56% corresponde a las personas naturales, mientras que el 44% posee personería jurídica. En cuanto a los registros, el 85% tiene NIT; registro de IVA (81%), cotiza al ISSS (71%) y a una AFP (65%).

La mayoría de las MIPYMES consultadas utilizaron recursos propios para iniciar el negocio (71%), seguido de bancos privados (12%), el aporte de varios socios (8%) y otras fuentes.

Según la encuesta, el 45% de las micros, pequeñas y medianas empresas utiliza recursos informáticos para llevar la contabilidad; mientras que el 25%, solo registros y libros autorizados. El resto emplea cuadernos, hojas de cálculo o simplemente no lleva un registro contable.

Un dato destacable es que el 21% de las microempresas tiene entre uno y cinco años, en contraste con las pequeñas, que tienen entre 11 y 20 años de operaciones.

Para la muestra, el BCR se tomó de un universo de 158,099 negocios de las verticales de industria, comercio y servicios establecidas en las áreas urbanas que forman parte del Directorio Económico 2011/2012 de la Dirección General de Estadística y Censos (DIGESTYC).

El cálculo se efectuó en una muestra de 1,267 MIPYMES de todo el país, con error muestral del 2% y un nivel de confianza del 95%.

Además