¿Cómo financiar mi empresa con inversionistas?

Imagen tomada de StartupStockPhotos from Pixabay Imagen tomada de StartupStockPhotos from Pixabay

Ocurre que cuando eres una mujer  micro, pequeña o mediana empresaria (MIPYME) tu principal obstáculo es conseguir dinero para hacer crecer tu negocio. Ya pasaste por el banco y no puedes entregar una garantía hipotecaria, ni prendaria. Entonces, buscas a alguien que te preste dinero. Cuando llegas a este nivel te arriesgas a caer en manos de personas que te presten a cambio de grandes tasas de interés y es ahí cuando debes parar, porque tu negocio puede morir, ya que trabajarás para pagar, en vez de crecer. Un alto en el camino debe servir para buscar otras alternativas que ya existen y que no conozcas, como por ejemplo, buscar a un inversionista.

El Centro Regional de Promoción de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (CENPROMYPE), coordina programas de capacitación orientados a que las mujeres emprendedoras aprendan a obtener el apoyo de un inversionista para mejorar su negocio, tales como el programa “Empresarialidad Femenina”, orientado a la formación técnica de mujeres emprendedoras que no tienen acceso a facilidades crediticias para hacer crecer sus negocios. Con “Empresarialidad Femenina”, las mujeres empresarias reciben asesorías grupales y personalizadas, educación financiera, talleres de motivación, instrumentos prácticos para implementar procesos de innovación y de exploración de mercados para incrementar su clientela y ventas.

En esta ocasión, Margarita Zaldaña, coordinadora del Área de Mejora del Entorno Financiero de CENPROMYPE, informó que se ha coordinado asesoría con la consultora ICARO, como parte de los programas formativos de seguimiento a un grupo de mujeres emprendedoras que han venido siendo capacitadas especialmente para que aprendan a conseguir financiamiento para hacer crecer sus negocios.

Laura Somarrita, coordinadora del Centro de Investigación en Empresas y Negocios de ICARO, compañía dedicada a conectar a emprendedores con inversionistas, para el desarrollo de negocios, aconseja a los MIPYMES a pasar de un estado estático a uno proyectador de su negocio. Lo primero, dice,  tener claridad del propósito de sus negocios y que piensen en ellos de forma escalable, es decir, pasar de una tienda a un mini supermercado que luego se convierta en una franquicia regional, ejemplificó.

¿Cómo convencer al inversionista?

Una vez aclarada esa visión, dijo, esa emprendedora MIPYME puede encontrar opciones de inversión distinta a la de un banco con organismos dedicados al crecimiento y capacitación de micro empresas.  Como parte de esa capacitación, las mujeres emprendedoras aprenden a calcular el valor de sus negocios, a detectar las oportunidades para subir las ventas y la cantidad de dinero que necesita para hacer crecer ese negocio.

Somarrita informó que cuando un MIPYME aprende a definir dichos puntos, está preparado para sentarse frente a un inversionista para atrapar su atención y convencerlo de las ventajas y ganancias que van a tener juntos. “Los emprendedores deben ver al inversionista como un socio, en vez de verlo como una persona a la que le deben dinero”, recalcó la experta.

Cuando una emprendedora MIPYME busca a un inversionista, debe saber que esa persona al colocar dinero al negocio para hacerlo crecer, tiene derecho a trabajar junto al MIPYME. Eso requiere que el negocio trabaje en la organización de un gobierno corporativo, donde ambas partes trabajen juntas en los registros, los controles, las estrategias, los pasos a seguir y a solucionar los problemas que se vayan a presentar. El inversionista es alguien que conoce de mercados, de negocios y de ganancias, por ende, es alguien que siempre va a tener algo que enseñar a la emprendedora cuando trabajan juntos, indicó Somarrita.

Por dicha razón, las emprendedoras deben cambiar la visión de su negocio para que este deje de ser un proyecto de supervivencia y se proyecta en un emprendimiento de oportunidad en el mercado, donde debe diferenciarse de los demás, ser innovador, detectar ventajas para crecer y demostrar que son mujeres emprendedoras con capacidad de gestión y de manejar dicho proyecto. “Estos son los cuatro elementos básicos para convencer al inversionista y armar la inyección de capital”, resaltó Somarrita.

¿Cuánto pedir al inversionista?

En esta etapa hay que recordar que el inversionista pasará a convertirse en su socio, no en su enemigo a quien le debe dinero. Aclarado el punto, dijo Somarrita, se recomienda que en las rondas para negociar inversión esa inyección de capital no supere el 30%. La diferencia de conseguir dinero de esta manera es que si consigue un préstamo con el banco, la relación termina cuando la deuda se paga, sin importar que usted haya perdido o ganado,  mientras que con un inversionista, ambos, usted y él, ganan o pierden juntos.

Cuando termina el plazo pactado con el inversionista, su empresa valdrá más dinero, porque habrá crecido en ventas. El inversionista saldrá de la relación con la emprendedora con más dinero y ella también. Incluso, pueden volver a negociar nueva inyección de capital, pero esta vez ya no será necesario que lo haga cerca del 30%, sino, entre el 8 y el 10% de las ganancias, explicó la experta.

Somarrita ha sido una de las expertas encargadas de manejar el taller virtual organizado por CENPROMYPE, denominado “¿Cómo financiar mi empresas con inversionistas?”, desarrollado desde el 3 de septiembre al 23 de octubre, enfocado en mujeres con negocios o emprendimientos, interesadas en crecer en forma personal y empresarialmente, así como con suficiente voluntad para permitirse nuevas metas.

Las emprendedoras beneficiadas han sido capacitadas por expertos de Inversiones y Capitales Rotativos, ÍCARO S.A., reconocidos como  un Club de Ángeles Inversionistas que intermedian como puente entre los proyectos y los inversionistas selectos que, aportando recursos, se hacen parte de estas fértiles iniciativas. Este proyecto ha sido posible, gracias al apoyo del Gran Ducado de Luxemburgo al programa “Empresarialidad Femenina” que CENPROMYPE promueve en Centroamérica.

Laura Somarrita, Coordinadora Centro de Investigación en Empresas y Negocios de ICARO.

 

 

 

Tipos de inversionistas

-Programas gubernamentales que invierten en MIPYMES.

-Matching grants: conseguir inversionista que ponga 5 mil y otro 5 mil, empatar la cantidad de dinero con requisitos previos.

-Inversionista  individual, o un club de ángeles: el inversor se enfoca y decide en qué emprendimiento invierte.

-Redes de ángeles: los inversionistas ponen dinero en ese fondo y el fondo es el que decide.

Recomendaciones a los MIPYMES 

  • Ver para afuera, que se atrevan a levantar la cabeza y ver al otro lado. Eso es lo que permite la capacidad de soñar
  • Salir del canasto, atreverse a innovar, buscar elementos innovadores que lo diferencien del vecino y que el proyecto no sea copiable fácilmente, para que tenga siempre un margen de maniobra.
  • Tener propósito para levantarse en las mañanas y empuje a buscar ese inversionista y aunque le cierren puertas las va a seguir tocando hasta lograrlo.
  • Conocer sus números: buscar capacitación en internet o en un curso de centros de capacitación para empresarias, como los de CENPROMYPE.

 

 

(Imagen de portada tomada de StartupStockPhotos from Pixabay )

Además