Atutto, el café hondureño que deleita a EUA, México y Puerto Rico

Atutto Café es un emprendimiento que tiene presencia en seis ciudades estadounidenses, México y Puerto Rico, aún con los retos de exportación del grano hondureño

Foto: Cortesía de Atutto Café Foto: Cortesía de Atutto Café

El sabor y la fragancia del café Arábica, Bourbon, Catuaí, Catimor, Pacas, Lempira e Ihcafé 90 están en los paladares de los estadounidenses de seis estados de Estados Unidos, además de México y Puerto Rico.

Se trata de café hondureño que se caracteriza por tener un perfil de taza con aromas florales, cítricos y chocolate, que es de cuerpo medio y cultivado a 1,500 metros sobre el nivel del mar en Honduras.

Atutto Café / La Victoria Company es un emprendimiento que tiene como propietarios a Zuha K Díaz y a Oscar Ramírez, desde octubre pasado, ambos apasionados por el café, en especial el de su país.

Atutto Café nació de una conversación entre Díaz y uno de sus compatriotas en el Reino Unido, quien es distribuidor de café de Honduras para Europa y Estados Unidos y le envió una muestra del producto que dio pie al emprendimiento con marca propia.

En Estados Unidos hay un importante consumo de café, según el informe del Departamento de Agricultura, el consumo de café subió a un nuevo récord de 157 64 millones de sacos de 60 kilos.

A partir de ese contexto, ambos comenzaron a importar café de Honduras, empacado en el Reino Unido, para comercializarlo en ese país y México.

“Atutto es un homenaje a nuestros caficultores que, durante horas, van cargando su café en su espalda y cuidando que cada grano llegue sin impurezas al proceso de secado. A tuto es un hondureñismo que significa ‘cargar atrás’ y las dos letras TT le vienen a dar otro significado también; en italiano significa ‘a todos’”, explicó Díaz.

En el paladar de tres países

El café de Atutto tiene dos presentaciones: 7.05 onzas y 2.2 libras, el cual deleita los paladares de los clientes radicados en Houston, Texas; Nueva York, Los Ángeles y Lake Forest, California; Washington DC, Florida y, recientemente, en Puerto Rico.

Pero llevar el café desde Honduras hasta el mercado objetivo no ha sido fácil, tal como lo es la vida de emprendedor. De ahí que ambos están determinado a conocer más al respecto.

“En nuestro país no existen las mejores condiciones para importar este producto por un canal en el que se beneficie el productor directamente y el comprador. Hay muchos caficultores que tienen todas las condiciones pero hay infinidad de requisitos que cumplir y puede tardar meses en que se les dé el visto bueno, además el costo exagerado por comisiones, aranceles, etc.”, lamentó Díaz.

El rol de su proveedor en el Reino Unido, que también es un emprendimiento ejecutado por un hondureño y una europea, es fundamental porque cumple con todos los requisitos para importar el café desde Honduras en grandes cantidades como pergamino (grano seco) para tostarlo, empaquetarlo y enviarlo a cualquier parte del mundo.

“Así es como somos parte de esta cadena de valor, que nos garantiza que en tiempo récord tenemos el producto fresco y delicioso para enviarlo a nuestros clientes”, indicó Díaz.

A pesar de los problemas para importar directamente desde Honduras,  los pedidos y la comercialización, aportan a la economía del productor y su familia en Honduras, consideró la emprendedora.

El mercadeo y la promoción del producto además tiene como propósito estimular al mercado norteamericano a volver la vista hacia él, con la meta de que en el futuro cercano ocurra lo mismo con otros productores de América Latina.

En menos de tres meses le puedo decir con satisfacción que ha sido muy bien aceptado Atutto Café; las ventas han sobrepasado nuestras expectativas y vamos poco a poco acaparando más compradores, americanos, mexicanos y hondureños
Zuha K Díaz y Oscar Ramírez, esposos, propietarios y emprendedores de Atutto Café

Redes sociales

Facebook

Instagram

Además